Este es un proceso de intervención robusto e integral cuyo propósito es realizar un diagnóstico de la empresa y plantear una ruta de acción para una transformación de la cultura de servicio al interior de la organización.

Esto se hace bajo la metodología design thinking utilizando herramientas cuantitativas y cualitativas.

Como resultado de dicha intervención se logra:

Un diagnostico 360° de la organización y sus stakeholders desde la perspectiva del servicio.

Una sensibilización colectiva de la prioridad del servicio en la organización y herramientas prácticas para ejecutarlo de manera satisfactoria en el día a día.

Un conocimiento cuantitativo y cualitativo de los colaboradores que sirven como insumo para desarrollar programas internos de cultura y desarrollo del talento humano.

Tener consolidado el “customer journey map” para unificar los procesos en servicio en la organización.

El cliente que se va por precio, regresa por servicio, el que se va por servicio, no regresa por ningún precio.

“Anónimo”